My playlist

lunes, 26 de abril de 2010

Sentirse viva


No lo pienses, hazlo.
No lo intentes, deja que caiga.

Si no quieres dudas, nada de cuestiones
Si temes la respuesta, no preguntes.

Muévete. Sin querer, sin decidir. Déjate.
Justo así, justo ahora. Ni un minuto antes ni de otra forma.



Foto: Oss quiero madrileñas por el mundo (LONNNDRES!!)

miércoles, 21 de abril de 2010




Ey, ¿te acuerdas de qué día es hoy? Hace 3 años me dijiste que gracias a mí, recordarías toda la vida cuándo se fundó Roma.



Estábamos en un autobús, bajando en cuesta hacia Niza desde Mónaco, y se veía toda la costa azul iluminada. Yo te dije fascinada que aquello era tan bonito que sólo valía verlo, que las fotos eran como leer una canción en lugar de escucharla. Como hablar de amor en vez de hacerlo. Tú respondiste que era porque nosotros formábamos parte del paisaje, porque no hay nada como ver la función desde dentro.



Me debes muchos abrazos de cumpleaños. Yo tengo que volver a la Fontana di Trevi, pero no contigo.






Foto: Puertas siempre entreabiertas. Si tiras una moneda vuelves. ¡Sorpresa!



viernes, 16 de abril de 2010




Cómo decirte que necesito sentirme más viva
que las sombras en la calle me recuerdan que nada tenemos
pues la certeza de saberme algún día muerta
me grita que tengo que sentirte cada momento

Cómo, que prefiero no deshacer la maleta
mejor volver a cambiar de destino mañana mismo.
Y no dormir ninguna noche si no es contigo
Que para cerrar los ojos ya tendré tiempo

Cómo decirte que no hay miedo que valga
Que el tiempo está para tirarlo viviendo
Sin máscaras ni disfraces, ni pintura en la cara
Eternos en el recuerdo del mundo.



Por haber sabido, sólo un minuto, rozar el clímax.



Foto: Clímax de la playa de María

jueves, 15 de abril de 2010

En erupción


Debe de ser que nos gusta sufrir, que existir sin vaivenes no es divertido. Quizás nos busquemos por el placer de encontrarnos, quizás, porque sin pequeñas muertes la vida no es vida.


El rutinario infarto del despertador, la lengua quemada con el café, el cuello negro de un beso demasiado extasiado, tropezar con la puerta, maleta rota, vuelo cancelado, albergue pagado y cinco chicas en espera.


Guarda las palabras sólo en la memoria, para que NADIE las lea. Que los recuerdos suenan más dulces en la cabeza, y no nos alteran. Porque el sabor de un momento cambia la cartelera.


Esperar un poco más, a ver si el viento cambia. ¿Sabes que este paso lento me mata?... Abre aunque sea una ventana, para que te vea, y esconde el corazón en los borradores, a mí me valen incluso los del móvil.


Europa está cubierta por ceniza, pero yo veo mi día mucho mucho mucho más gris. ¿Te empeñas en que empeore?


No hay arrepentimiento ni decisión, debe de ser por no saber por lo que no lo sentimos.
Es la cabeza la que siente, no el corazón. ¿Pero tanta renuncia merecerá la pena?

miércoles, 14 de abril de 2010

Retales


Las paredes de mi habitación dan a la calle, y siento cómo me rodea la lluvia. El tiempo está congelado otra noche más, pero esta vez no lo recuerdo bien. ¿Fuiste tú quien se cayó de mi silla, o él?

Tenía un tornillo suelto, y sobre todo muchas ganas de hacerme reír. No consigo distinguir realidad de sueño, y quiero saber quién sabía hacerme feliz...

Así que, por favor, hazlo tú. Llena el coche de gasolina y ven a por mí. Si quieres yo la negocio, me vendo para verte otra vez más, para poder decir al fin que eres, que
dejas de parecer. Que estás. Démonos prisa que nos quedamos sin tiempo. Tú no te preocupes por mí.

Total, ¿qué más da? Un polvo por tenerte del todo, durante unas horas. Un trozo de piel por tener hueco en tu cama. Un beso por aprender quién eres. Una sonrisa para que me cures luego la pena.

Eso sí. Las miradas no se venden.


Foto: María y Mariluz en el TREENNN


lunes, 12 de abril de 2010

¿Para qué lo hago, si a nadie le interesa?




La nostalgia de no verte y no saberte me llena los ojos de arena de playa, por eso lloro. A veces la rabia me tiñe los iris de otro color, a veces el miedo cambia los días. Por la mañana dormida, como muerta, agotada. Por las noches despierta, con la piel en carne viva. La tarde es de tránsito, despierto al recuerdo, caigo en silencio en la cama. "Prepárate, que toca otra vez".


Chirría el reloj de cocina de mi habitación, y el tiempo se vuelve en si mismo. Se para pero hace ruido. Duermevela. Se encoje y me pone al revés. Tengo el corazón latiendo fuera. Por eso puedes oirlo tan fuerte, cerca de ti.



Sécame la cara con una toalla azul. Vámonos al mar.


Foto: En esta caracola sí que se escuchan bien las olas

domingo, 11 de abril de 2010

Oxígeno con alquitrán




Diez días es un año más. Comienza otra cuenta atrás.

Dame un sólo un minuto, déjame respirar. Aunque no sea impoluto, y sí aire contaminado, aire de ciudad... Necesito otra bocanada de tu viento de libertad.

Cierro los ojos pero me da vueltas la realidad. No sé qué pasa aquí dentro, qué va mal. No quieres ser nunca mi vendaval, vuelas siempre en círculos, me lanzas un beso pero no me llegas a tocar. No sonrías, no sé conducir bien.

Embraga antes de moverte. ¿Frenar o acelerar? Rotonda que no me deja pasar, y me canso de esperar en esta jungla de metal.

Aparca y ya está, ya se verá. Respeta por una vez el sonido rítmico que te martillea la sien.

Tonta, escúchale hablar.




Foto: Llorona y con mala leche.

sábado, 10 de abril de 2010

Corrrrtocircuito




Baso medio lleno, pies descalzos
escalera de bar al lado de un cuarto de baño.
Gira el pasillo oscuro rápido, se dan de bruces
Cruce de miradas que hacen daño.

Una noche y otra noche, nana para ir a dormir
Reencuentros por alguna calle de Madrid
Sueños con los ojos abiertos
pesadillas cuando no están aquí

Atracción al precipicio, agárrate y salta
música electrónica y drogas, ¡Basta!
Circo ambulante de tres pistas
Leones, tragafuegos y artistas.
Hoy están aquí, mañana...
Cambia de ciudad

"Si me besas, atente a las consecuencias"
Extraños con la rápida intimidad de la desnudez
Los cuerpos sin ropa hablan sin tartamudear.
Con vergüenza, complejos y credulidad

¿Quien niega que ombligo al aire diga la verdad?

Espalda contra espalda, ser o no ser contrincantes
Cap pas cap?




Foto: curiosa, ¿cómo salió así? En la playa de Zarautz

viernes, 9 de abril de 2010

Mejor que ayer, peor que mañana





Escoge escaleras en vez de ascensor, correr los últimos metros para llegar a tu destino. Saltar con ganas del autobús.

Escoge pocos y en profundidad, ir despacio para no perder los detalles, helado de avellana y yogur con trocitos de melocotón. Escoge verano y calor, andar por la parte de la acera en la que da el sol. Respetar sentimientos, dejar espacio, no saltarse el semáforo en rojo ni el stop.

Escoge a veces beso en la frente en lugar de hacer el amor, abrazar y dejar que hable sólo el corazón.



La vida es siempre elección. Simple elección.




Foto: San Sebastian

jueves, 8 de abril de 2010

On toujours dit




Tic... Tac...



Dicen que la vida es breve y a mí bastante a menudo se me hace eterna. Dicen que el tiempo todo lo cura, y que la distancia perdona. Llaman pasión a lo que nace entre las piernas y estalla en la cama, y Amor a la estabilidad en la que nunca pasa nada. Dicen que te conoce quien sabe de tu comida favorita, y que el deseo grita. Que el ser es un momento, el sentir una utopía.




Y yo creo que no entienden ninguna cosa.
Nadie entiende nada. Yo la primera. Pero al menos, me quedo callada.




¿Foto?

martes, 6 de abril de 2010

En el borde




Estruendosa tormenta de desierto
Mezcla de arena y rayos
Con el mar al fondo, eléctrico
Y una escalera que sube al cielo

Curioso escenario de teatro
que nada sabe de guiones
Recuerdos son tramas cómicas
y personas, actores.

Quizás sea mejor bajar, seguir la pendiente
Permitir que la locura de los días,
aquella que nos pervierte,
deje de escucharse bajo tierra

Pasos de acero en las esquinas
Ruido de máquinas humanas
Huella de miradas, escalones deshechos
Azar y causa, mezcladas



Foto: Zarautz

lunes, 5 de abril de 2010

Un paso más


Imagínatelo, por un momento solo. Vivir sin barreras.

Suena bien, ¿verdad? Madrid perdería las fronteras, y se convertiría en una calle muy larga, con números pero sin carreteras. Sólo calzadas. Yo vivo en el 3 de Portugal, ¿y tú?.

Imagina ahora un mundo con realidades paralelas. No existiría el precio de la elección, ni la sensación del "¿como sería?". No habría dudas de hacia dónde te habría llevado el camino, ni pena cuando uno termina.

Me quedo sentada en la alfombra, mirando por la ventana. La cortina está corrida y me devuelve la mirada un reflejo con el pelo muy alborotado y la nariz un poco quemada. Que ojos más tristes tienes... ¿Qué te pasa?

Que me caduca la noche, y las vacaciones breves. Que, quizás, si no llegamos a entendernos...

Es por no explicar nada.


Y hace ya tiempo que vivo al día
que no me bajo en ninguna estación
y no me importa partirme la cara
por una mirada
por un corazón



Foto: carrera en la playa de Zarautz

domingo, 4 de abril de 2010

Suena a roto


Busco en las sábanas tu calor residual
para poder encontrarnos, una vez más
bajo el cielo del techo de la habitación
que no entiende de estrellas,
sino de metal

El recuerdo parece una arista de cristal
Que se me clava en la piel
y sangra soledad
pero refleja también la luz del sol y,
translúcido
me enseña qué hay más allá


Y la locura es de pronto lúcida, traspasa la ficción
deformando la realidad.
A veces, sólo a veces,
cuando no te tengo
Pienso que el sueño me gusta más.




Foto: Sanse

jueves, 1 de abril de 2010

Entre Madrid y todas partes

Sevilla huele a Semana Santa. En las esquinas hay Secretos, bajo los trajes del jueves santo y pegada a la piel, poesía.

Más de 40.000 naranjos impregnan el aire de Azahar. Este año ha hecho mucho frío, y no han madurado todavía. Mamá llora cuando ve entrar a Triana, y a mi se me estremece el cuerpo de sentirla temblar en mi espalda. Aprieta el calor y me quemo la cara un poco, van a empezar a salirme pecas.

Irene me hace reír a carcajadas, vuelvo a ser la niña que iba a la urba de al lado a bañarse en la piscina y jugar al escondite en el hueco detrás de la litera, pegada a la pared, lleno de cajas de juguetes.

En la casa retumban las carreras de los pequeños, y también escucho cómo los perros corretean. Tiquitiquitiqui.... Por el pasillo. Pero aun así puedo dormir la siesta, con el colchón tirado en el suelo de su habitación, sótano.

Oasis de Marzo.