My playlist

jueves, 25 de noviembre de 2010

Sinergia



A veces cuando estás tumbado encima de mí no me dejas respirar, pero subo un poco las caderas y finjo que no es así para que no te muevas ni un centímetro. Me gusta sentir tu peso, me hace sentir viva. Congela el tiempo. Me encanta el mundo de contradicciones donde me llevas.

Aceleras mi pulso pero ralentizas mi reloj. Los segundos pesan más porque tienen un sentido, cada gesto es un mundo porque tiene una finalidad. Cada día vale la pena, porque acaba...

Quédate... Métete en mi cama un viernes más.



F: Andri. TOCAR EL AIRE

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Yo tampoco lo comprendo


Es sólo un segundo de confusión, un acto reflejo. Volver a darte un beso, colgarme otra vez de tu cuello. Un perfume en la muñeca que trae recuerdos, una tarde fría, un parpadeo. Buscar de nuevo un cuerpo a ciegas, instinto animal que no entiende de normas. Cerrar los ojos, y sentir tus dedos. Pierdes el punto de apoyo por un instante, y la vida adquiere perspectiva. Es como el amor, ¿quién lo controla?

Una costumbre rota, una mirada vacía, silencios agitándose en la boca y de postre, paz para hoy. Incertidumbre para mañana. Y lo de ayer, como si fuesen mentiras.
F: Atrapados en el Reina Sofía

martes, 16 de noviembre de 2010

Point of no return.


A veces hace falta echar un vistazo al pasado para no olvidar quienes somos, para ser capaces de seguir avanzando y no quedarse estancado. Da un poco de miedo volver a enfrentarse a esa mirada, permitirte recordar momentos que dejaste pausados. Darte cuenta de en qué medida ya no eres la misma persona, cómo corre el tiempo, como cambia la vida. Pero sobre todo da vértigo ver cómo en algunas cosas sigues siendo lo mismo exactamente. Hay cosas que nunca cambian, como su enorme sonrisa sincera. Esa que te quitaba el hipo, que le quitaba el hipo a esa chica que ¿ya no eres?





Foto: Tengo muchas cosas que contarte.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Alors on crie


Hay un sitio donde guardamos las palabras que no somos capaces de explicar. Es un hueco entre el olvido y las experiencias, que no puedes abrir, que no puedes controlar, que no puedes modificar. No somos capaces de dejarlo atrás, ni podemos recordarlo con claridad. Es como una sensación pasajera, una intuición, un nudo en la garganta. Es una sombra en la cara, una frase a medio pensar, esa que está en la punta de la lengua, pero no llega.

Hay un espacio en negro en toda cabeza. Esa oportunidad que no aprovechaste a tiempo. Ese amigo que no volverá. Esa persona que se fue. Ese reproche que no llegaste a hacer.

Hay un instante en el que puedes decidir si almacenar otro silencio. O empezar a gritar.
F. Álvaro

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Peut-être


No sé dónde voy. No sé que quiero hacer con mi vida, no se qué quiero, ni quien soy. No sé dónde estaré mañana, no suelo creer en el amor sumado a un "nunca acaba". No aprendí de muchos errores, ni sé si no tropezaré con la misma piedra. No soy paciente, ni dócil, ni fácil, ni tranquila.

No sé de qué pasta está hecho el mundo. No entiendo de política, ni de economía, ni de historia. Sé poco de mucho, pero, ¿sabes? ¡No me importa!

Sé de donde vengo. Sé que es lo que no quiero, lo que no soy, lo que no seré, y lo que no volvere a ser. Sé que hay personas que se quedan, que reflejan mejor que un espejo lo que eres.

Sé que el amor, aunque no sea un contrato, quizás... Puede que nos dure un día más. Nos aguante la mirada. Quizás, solo quizás, lleguemos vivos a mañana.



F. Mmmuñeca

martes, 9 de noviembre de 2010

Huida


Es una locura, ¿sabes? Hay días que siento como si todo lo que hubiera a mi alrededor se desvaneciese con sólo cerrar los ojos más de un minuto. Parece como si nada fuera real, como si nada permaneciera y nada fuese necesario de verdad. A veces siento como si fuera expectadora de mi propia vida, como que alguien me ha quitado el mando y yo sólo soy capaz de caminar recto hacia la rutina. Y necesito sacudirme de encima este sueño, este vértigo, pulsar el botón de encendido y volver a la vida. Coger más aire del estrictamente necesario para sobrevivir. Y de pronto... Empieza un nuevo día y lo que siento es que nada es suficiente para llenar cada hora. Y la vida me parece tan bonita, pero tan incompleta... Y cada minuto es un paso más hacia alguna parte, y cada momento tiene sentido, cada esfuerzo, necesario, cada paso, parte del camino...


Y es de locos, te lo juro. Es de locos volar cada día de un punto a otro.
F. Amst.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

La vida es cambio.



A veces es así de fácil. Así que mejor cállate de una vez, que por más vueltas que le des no va a cambiar. A veces lo más razonable es un helado de postre, un par de cucharadas más de azucar, un paseo por Madrid. Otra copa, otra noche de fiesta, dormir un poco menos, gritar un poco más. A veces lo mejor es darte un rato para ti, dejar de contar minutos, de medir esfuerzos, de esperar algo a cambio. A veces lo más razonable es no razonar, permitir que caiga por su propio peso, cerrar los ojos, e inspirar.


Inspirar profundo, para coger fuerzas para otro salto mortal.
F. Maaaaarr! Plaza de Oriente.

Últimamente siento como si todo lo que hiciera día tras día es proyectar hacia el futuro para no tener que bajarme a mirar el presente. Siento que no tengo ni un hueco libre en estos días de no hacer nada en absoluto. Siento que me faltan motivos de peso para no dejar el despertador sonar y sonar los lunes por la mañana. Y sé que vuelve a hacerme falta más y más y más. Como si la vida fuera una carrera hacia una meta móvil, y un paso significa un nuevo obstáculo, y otro metro es tener que dar un salto más. Y cuanto más tienes, mas grande se hace el hueco que quieres llenar... Y me faltan días para lograrlo. Y me sobran preguntas, aunque me falte voz para gritar.
F. Ámsterdam